HISTORIA DE CHINCHILLA


 
         Saliendo de Almansa, por la N-430 se llega a Chinchilla de Montearagon, a 13 km de Albacete. Villa  emplazada en lo alto de un cerro desde cuya cima, que domina la llanura manchega, se contemplan los llanos de la Mancha, y  al sur y al este los Montes de Chinchilla y las altas cumbres de las Sierras de Segura y Alcaraz.
      Los orígenes de Chinchilla se desconocen así como los de su topónimo. De antiguo llevó el nombre de Cincilia, voz celta que significa "ciudad de muros cortos", también recibió el nombre de
 

Escudo de Juan Pacheco
   Teichea ( vocablo griego de igual significado) y los de Saltigis (que proviene del latín saltus que significa salto, ya que Chichilla es como un saltosobre la llanura manchega), Saltici, Cinxella, Suintila, Sintila, etc. Algunos autores afirman que estos nombres derivan de los reyes Suintila o Chintila, a uno de los cuales debió Chinchilla su repoblación.  
 


Antiguo estado del Castillo de Chinchilla. Grabado realizado en tinta china 
 por Antonio Soriano y cedido por su familia

       El sobrenombre de Montearagón (también Monte Aragón), que ya figura en el siglo XVI se debe a que se encuentra en el territorio denominado durante años Mancha de Aragón o de Arrago, vocablo griego que designaba el esparto, muy abundante en aquella comarca. La tradición, sin embargo, atribuye la fundación de Chinchilla a Hércules, sobre el siglo VII antes de Cristo, que puso las primeras piedras sobre el lugar. Resulta del todo incuestionable su origen remoto como demuestran diversos   yacimientos arqueológicos de la  zona, como los encontrados de la Vía Augusta  
  (época romana), que delatan que fue un importante cruce de caminos.
       En época musulmana (s. VII después de Cristo) hay ya referencias históricas de Chinchilla, pero es hacia el 928, bajo el califato cordobés,cuando adquiere notoriedad.  Recibió el  nombre  de Ghenghalet  y figuró entre las poblaciones más importantes del reino de Murcia. También  bajo el mismo dominio se llamó Yinyalá  ó también Sintinyala. 
  Las tropas de Alfonso X, coaligadas con la Orden de Calatrava y los ejércitos de Jaime I de Aragón al frente de D. Pelayo Pérez de Correa comendador de la Orden de Santiago, la conquistaron a  los árabes, en 1242.
       En el s. XIV formó parte del marquesado de Villena. Juan II (padre de Enrique IV e Isabel la Católica) la incorporó a la Corona de Castilla. Durante este reinado el infante Enrique de Aragón maestre de la orden de Santiago intenta apoderarse del Señorío de Villena, apenas lo consigue durante un año, ya que Chinchilla opone una dura resistencia y por esta fidelidad a la monarquía castellana la villa recibe en 1422 el título de Ciudad, siendo la capital de la Mancha de Aragón. Ésta es entregada como dote por Juan II a su hermana doña Catalina, esposa del Infante Don Enrique.
    
  De los conflictos entre la Corona y los Infantes de Aragón, aliados con el Rey de Navarra, surge un nuevo poder: el de Diego López de Pacheco, que llegará a ser favorito de Enrique IV  y marqués de Villena. Él recompone la unidad territorial del Marquesado bajo su dominio, y en el s. XV sus habitantes quedaron divididos ideológicamente: unos se mostraron partidarios de la reina Isabel y otros a favor de Juana la Beltraneja y de don Diego López de Pacheco, marques de Villena. Su poder dura hasta la guerra entre los partidarios de ambos. Derrotados los segundos, Chinchilla se incorporó a Castilla el 1 de Marzo de 1480.
 

      A raíz de estos hechos los Reyes Católicos  juran los Privilegios de esta Ciudad sobre la Cruz de Roca (museo parroquial), en Agosto de 1488 otorgándoles los títulos de Noble y Muy Leal, que hoy en día  todavía perduran (lo podemos leer en su escudo).
     Tras estos hechos y durante el reinado de los Reyes Católicos,  Chinchilla sufre una decadencia en favor de su antigua aldea Albacete (con mayor protagonismo político y económico), ya que esta última disfrutaba de la comodidad del llano. Los chinchillanos llegaron a quejarse a su rey Felipe II, al cual le dirigieron una carta  que transcribía así: "Esta Ciudad tenía buenos y grandes términos, donde venían y vienen a herbajar los de tierra de Huete. Su Majestad se los dio a la villa de Albacete por no se qué relación siniestra que ellos hicieron, de manera que los ha perdido quien los había  ganado  y defendido con su propia sangre, y los tiene quien
 
  con falsas relaciones los procuró".
     Situada en un enclave fortificado y estratégico, fue escenario de numerosas acciones
en 1707, durante la Guerra de Sucesión las tropas del archiduque se apoderaron de Chinchilla.  Durante la Guerra de la Independencia se adueñaron de su castillo las tropas francesas, las cuales volaron el Torreón del Homenaje.
         Después de esta dominación, y bajo mandato de Fernando VII adquirió el título de Fidelísima siendo la capital de la  efímera provincia de  Chinchilla (trienio 
 


Grabado de época

  liberal de 1820) y recobrando el protagonismo de ciudad hasta el 1823. Pero la represión absolutista de Fernando VII acaba con este breve paréntesis liberal. Al final y sobre 1833 la capitalidad recae sobre Albacete con la división de Javier de Burgos. Sin embargo y en las Guerras Carlistas aun siendo capital Albacete varias instituciones como la Diputación se resguardaron en el cobijo de los muros de Chinchilla.

Casco Urbano:
       Conserva la belleza de su trazado medieval con su caserío dominado por la imponente silueta del castillo que vigila el llano.  En sus calles se encuentran casones de piedra blasonados, testimonio de los antiguos hidalgos que la habitaron en otros siglos.  En una crónica de principios del s. XX se describe así la ciudad: "Su caserío lo componen mas de una veintena de calles, casi todas ellas minadas para evacuar el agua de lluvia.      
      Parte de la población habita en cuevas labradas a pico en las vertientes del cerro, cuevas grandes con varias habitaciones y arco de entrada....".
      Las casas-cueva son numerosas en Chinchilla de Montearagón. La localidad fue un importante centro urbano en la época musulmana debido a la proliferación  de sus telares, que producían excelentes tejidos, alfombras y tapices (los famosos centros medievales de Chinchilla, Cuenca y Alcaraz fabricaban las denominadas alfombras heráldicas, que combinaban motivos árabes con otros europeos, como escudos de armas y símbolos cristianos, muy apreciadas en Oriente). 
 
 


Cesar Borgia, "O César o nada"

         El castillo de "Xerif-El-Edrisi", de origen árabe, lo restauró en 1446, don Juan Pacheco, marqués de Villena, cuyas armas aparecen esculpidas en los muros y cubos de la fortaleza. En el s. XIX varias reformas terminaron con la hermosa Torre del Homenaje (ver foto2ª), en cuyos aposentos estuvo preso, según citan las Relaciones de Felipe II, don César Borgia , acusado de la muerte del duque de Gandia. En la actualidad, quedan restos de las murallas con algunas partes de la época árabe. Formaban el castillo grandes murallones en escarpa y seis   esquinas entrecortadas por  
  torreones, todo rodeado por un foso de mas  de dieciséis metros de altura.  En un tiempo fue utilizado como penal, y fue tristemente conocido por las penurias que pasaban los presos. De la estructura  militar defensiva quedan restos de las murallas, reedificadas en varias ocasiones y unidas a la parte baja del castillo..Se mantiene en pie la llamada Puerta de Diablos y Tiradores. 

     De la época musulmana se conserva un hammam o baño árabe, con bóvedas de cañón, en la parte baja de la calle Obra Pía.

En torno a la Plaza Mayor:

      En la Plaza Mayor se alza la iglesia de Santa Maria del Salvador (s. XV) construida sobre un templo del s. XIII alzado al finalizar la Reconquista. La fábrica actual, obra del Marques de Villena, don Juan Pacheco, muestra una portada gótica, una cabecera renacentista y un interior barroco.  La portada occidental (s. XV) tiene tímpano liso con decoración escultórica sobrepuesta. En el interior destaca la reja (s. XVI) de la capilla mayor, una de las mejores obras góticas de la región, obra del maestro Antón de Viveros, y una imagen de alabastro de la Virgen de las Nieves (s. XIV), patrona de la ciudad, con restos de policromía. En la sacristía hay un pequeño museo con objetos de orfebrería , escultura y pinturas.

 

 

    También en la plaza se encuentra el Ayuntamiento datado del s. XVI , con una magnifica fachada en cuyo interior se abren varias salas capitulares. Cerca se alza la fachada de la antigua carcel (s. XVI). 
      El convento de Santo Domingo (s. XIV), destinado a diversos menesteres tras la desamortización de Mendizábal, conserva un rico artesonado en la nave central con decoración de lacería y mocárabes. El claustro, en proceso de construcción, tiene arcos apuntados de ladrillo.


Mapa de la provincia de Albacete en 1829. En color  destaca el termino municipal de Chinchilla de Montearagón